Your cart

No products in the cart.

¿Qué son las infusiones?

 

Las infusiones o té de hierbas son bebidas medicinales con agradable olor obtenidas de diferentes órganos de plantas silvestres y que proporcionan diversos beneficios para nuestra salud.

La naturaleza nos ha proporcionado una gran diversidad de especies vegetales que pueden aportar grandes satisfacciones a nuestro organismo. Estas especies vegetales también se conocen como plantas medicinales y aromáticas.

 

Cómo se preparan las infusiones

 

Para utilizar las hierbas medicinales en casa se recomienda dejar reposar en agua caliente sin hervir (a diferencia de tés y tisanas) y posteriormente se añade la cantidad de planta o parte de la planta que vaya a utilizarse.

Se recomienda informarse a cerca de la planta a consumir y conocer los órganos que poseen mayor concentración de principio activo, ya sean las hojas, flores, frutos o cortezas.

 

Aplicaciones de las infusiones de plantas medicinales y aromáticas

 

Existen tantas aplicaciones de las hierbas medicinales como especies en la naturaleza con sustancias activas.

El uso de las infusiones de hierbas silvestres se registra desde la China Imperial, en los celtas y en la América precolombina y han sido tradicionalmente consumidas, ya sea para la sanación de diferentes afecciones por sus propiedades medicinales o por sus esquicitos olores, sabores y propiedades como relajantes, vigorizantes o astringentes, entre otras.

Sin embargo, hoy en día el consumo de infusiones o té de hierbas se ha arrogado en culturas como la británica y cada vez es más común el consumo en forma habitual en países europeos y americanos

Algunos ejemplos son:

  • Melisa: es utilizada para mejorar el estado de ánimo y favorecer el tránsito intestinal, además tiene propiedades relajantes y sedantes.
  • Menta: es una hierba con propiedades relajantes hepatoprotectoras y diuréticas Manzanilla: para molestias digestivas y como relajante.
  • Salvia: utilizada para estimular el sistema circulatorio.
  • Valeriana y la tila: utilizada para lograr un placentero descanso nocturno, tiene efectos sedantes y relajantes.
  • Tomillo: mejora nuestro sistema inmunológico y puede aliviar síntomas de una bronquitis.
  • Caléndula: se ha señalado como remedio tradicional para combatir la anemia y las convalecencias.
  • Jengibre: es utilizado principalmente como antiinflamatorio y favorece la circulación sanguínea.
  • Romero: es utilizado para el buen funcionamiento digestivo.
  • Anís: ayuda a regular el ciclo menstrual, calmar los dolores y reducir los problemas digestivos.
  • Salvia: tiene propiedades antiinflamatorias, bactericidas y calmantes.
  • Equinácea: mejora el sistema inmune y proteger frente a enfermedades infecciosas, principalmente relacionadas con las vías respiratorias.
  • Rooibos: es utilizado ampliamente para incrementar la densidad ósea y mejorar la salud de los huesos.
  • Canela: es utilizada principalmente como un antioxidante y mejora los niveles de insulina y glucosa en la sangre, además de reducir la grasa abdominal.
  • Hinojo: utilizado para combatir infecciones virales y bacterianas.
  • Rosa Mosqueta: reduce los estragos del envejecimiento, mejora la longevidad celular y dificultar el envejecimiento de la piel, además tiene propiedades antinflamatorias.

 

 

Nuestra investigación sobre hierbas medicinales y aromáticas

 

Por un lado, nuestros profesionales cultivan hierbas medicinales en un contexto de agricultura orgánica y circular, es decir, sin la utilización de ningún producto químico y sin la generación de residuos.

Por otro lado, los investigadores trabajan continuamente en la elaboración de líneas de vegetales con un alto contenido de sustancias activas, lo cual nos permite producir productos confiables y con un mayor efecto, y de esta forma cumplir las necesidades de nuestros clientes.

En Aroma estudiamos y evaluamos las diferentes estructuras de los vegetales cultivados y se seleccionan cuidadosamente los órganos con alto contenido de sustancias activas para la preparación de formulaciones.

Los órganos seleccionados son deshidratados, triturados y almacenados en bolsas de papel herméticas y reciclables.