Your cart

No products in the cart.

Granjas microbianas para la agricultura y la industria

 

Las granjas o biogranjas microbianas conforman un concepto muy antiguo, que fue pensado en un principio para obtención de alimentos como proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas y minerales, a partir de cultivos microbianos en reactores.

 

Sin embargo, recientemente son aplicados también en la producción de proteínas recombinantes y en reactores para biorremediación de aguas y gases.

 

Biogranjas bacterianas

 

Entre las soluciones antes descritas, destacan las biogranjas bacterianas, en las que se desarrollan estos microorganismos, principalmente en forma de biopelículas adheridas a un material de soporte, entre los que se encuentran los materiales orgánicos (chips de madera, turba y compost, entre otros), los materiales inorgánicos (cerámica, metales, vidrio y roca volcánica) y los materiales plásticos (polietileno, polipropileno, poliuretano, entre otros).

 

Las biopelículas son “la casas” de las bacterias, en las que estos microorganismos viven en comunidades de una o más especies, embebidas en una matriz de exopolisacáridos (una especie de sustancia viscosa).

 

Las biopelículas dan ventajas de sobrevivencia, comunicación y de expresión de genes a las bacterias, características que pueden ser usadas con significativos beneficios para la biotecnología aplicada a la agricultura y biorremediación.

 

Las bacterias adheridas a un material de soporte (como biopelículas) tienen amplia aplicación en biofiltros para tratar gases y aguas, ya que se retiene la biomasa en el biorreactor.

Por otro lado, la obtención de sustancias químicas de alto valor agregado (como proteínas, carbohidratos y bioplásticos) a partir de biogranjas bacterianas es un tópico que se está desarrollando rápidamente en la actualidad, al igual que la producción de probióticos y microorganismos como suplemento alimenticio (como las microalgas, por ejemplo).

 

 

Biogranjas bacterianas para acelerar la puesta en marcha de bioreactores

 

La biofiltración de aguas y gases para su descontaminación es una tecnología ampliamente aplicada en el mundo de hoy. Sin embargo, muchas veces la puesta en marcha de dichos biorreactores es muy lenta, debido a la tasa de crecimiento de la comunidad, especie o cepa bacteriana que se requiere cultivar.

 

Una solución efectiva para dicho problema es la aplicación de biogranjas en el desarrollo de biopelículas bacterianas para biofiltros.

Para ello, en un biorreactor con medio líquido inoculado con las bacterias de interés, se inserta el material de soporte (pall rings de polietileno, por ejemplo) y se incuba en condiciones óptimas, teniendo finalmente los soportes con biopelículas listos para insertar en el biofiltro planificado, ahorrando mucho tiempo de puesta en marcha.

 

En Aroma contamos con biogranjas de bacterias para las soluciones de biofiltración más importantes, como eliminación de malos olores en gases y altas concentraciones de nitrógeno en aguas residuales, entre otros.

 

También puedes contarnos acerca de tu proyecto y nosotros te asesoraremos en ello, elaborando los cultivos a pedido en nuestras biogranjas.

 

Biogranjas para la producción de bioplásticos

 

Muchos compuestos químicos necesarios para el ser humano el día de hoy se obtienen por métodos químicos poco eficientes. Es el caso de los plásticos, cuya síntesis desde derivados del petróleo no es amigable con el medioambiente.

 

La aplicación de biogranjas bacterianas para la obtención de bioplásticos y otras sustancias químicas de alto valor agregado han surgido como una alternativa eficaz y ambientalmente sustentable.

 

En Aroma llevamos a cabo actividades de investigación y desarrollo en las principales especies productoras de bioplásticos, realizando una constante búsqueda de cepas nuevas que nos permiten la elaboración de biogranjas para la obtención de biopolímeros, de manera rápida y económica.

 

Biogranjas de microalgas para suplementos alimenticios

 

Unos de los suplementos alimenticios por excelencia hoy en día, son las microalgas o cianobacterias, entre las que destacan especies de los géneros Chlorella y Arthrospira (más conocida como Spirulina).

Sin embargo, el desarrollo de las microalgas en grandes cantidades, a menudo es lento, de difícil cosecha y requiere de grandes extensiones de terreno en reactores llamados raceways.

 

En Aroma hemos desarrollado métodos para que nuestras biogranjas de producción de microalgas sean eficientes en cuanto a rendimiento de biomasa y de fácil cosecha, satisfaciendo los requerimientos y especificaciones de nuestros clientes, contando con análisis de nutrientes certificados.